Pablo Micheli

Para recibir nuestras novedades suscribite AQUí

Contactate

Notas de Prensa

Pablo Micheli participó de panel sobre Reformas Laborales en el marco de los 30 años de la Fundación Friedrich Ebert

 En el día de ayer la Fundación Friedrich Ebert festejó sus 30 años de vida y, como parte de las actividades que se desarrollaron durante la jornada, llevaron adelante un panel sobre Reformas Laborales en Alemania y Argentina.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

10/11/2016 |

Pablo Micheli, Secretario General de la CTA Autónoma, participó de dicha experiencia junto al ex Presidente de la DGB y la CSI, y actual Vicepresidente de Fundación F. Ebert, Michael Sommer.


Ante la presencia de diplomáticos, reconocidas figuras de la política del orden nacional y público en general, Micheli disertó en torno a las distintas políticas neoliberales que apuestan a implementar una cantidad de gobiernos del mundo en desmedro de la clase trabajadora, como la pretensión de impulsar reformas que dejaran como resultado mayor flexibilización laboral: “Con estas medidas se pretende atentar directamente a la actividad sindical”, afirmó.





En este sentido, el líder sindical hizo referencia a la situación de precariedad en la que se encuentran miles de compañeros y compañeras en la Argentina: “Es mentira que a través de la tercerización se reducen costos laborales. Por el contrario, las empresas y el mismo Estado lo utiliza para el debilitamiento de la organización sindical y colectiva de las y los trabajadores”. En esta línea, Micheli hizo un llamado de atención al actual gobierno: “En esto el Estado tiene que jugar un papel fundamental con políticas que respalden. Un claro ejemplo fue el de la propuesta de ley de Emergencia Ocupacional que presentamos las cinco Centrales obreras y que el Gobierno vetó para luego firmar un acuerdo con los 300 empresarios más poderosos de la Argentina que al día siguiente estaban despidiendo gente”.

Al concluir, Micheli lamentó que “el esfuerzo se lo pidan siempre a los trabajadores, los jubilados, y nunca a los empresarios”, como el caso del cese de despidos que lleva a niveles preocupantes de desocupación y se convierte en una “fábrica de hacer pobres”. En este marco, resaltó: “Decían que iban a llover las inversiones y que se iban a generar miles de puestos de trabajo. Por eso el gobierno quiso demostrar al mundo que podía echar a la calle todos los días a cientos de trabajadores y trabajadoras y que era capaz de domesticar la lucha de miles de compañeros y compañeras con un “Protocolo de Seguridad”. Sin embargo, desde principio de año que le venimos demostrando que si alguien quiere invertir en nuestro país va a ser mediante condiciones que mejoren la calidad de vida de los trabajadores y el pueblo en general, y no en deterioro de ellos”.